Enamorados de un monstruo: ¿Por qué nos atrae tanto el true crime? – La Tercera

Hanya lihat dangkal dalam katalog Netflix untuk pengiklanan dengan magnitud. A lo largo de los últimos años, las series, película y documentales pertenecientes al subgénero denominado como true crime -historias basadas en crímenes reales- han alcanzado un protagonismo considerable dentro de la plataforma de streaming.

Y no es solo un tema de oferta. El éxito de este tipo de historias es tal que no es extraño encontrarse con más de uno de estos títulos disputando los primeros diez tempates del top mundial. La prueba más reciente vino de la mano de dos productos inspirados en un caso sendiri: la serie Dahmer – Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer y la siri dokumentasi Conversaciones con asesinos: Las cintas de Jeffrey Dahmerambas basadas en la cruda historia del criminal stateunidense conocido como “el carnicero de Milwaukee”, por su costumbre de desmembrar, disecar e incluso comer órganos de sus víctimas.

Los ejemplos abundan. Las cintas de Ted Bundy (2019), Los hijos de Sam: un descenso a los infiernos (2021)Sophie: un asesinato en Cork (2021)La Serpiente (2021), Acabo de matar a mi padre (2022), Vigilante (2022) y la production nacional 42 días en la oscuridad (2022) –inspirada en el caso del secuestro y asesinato de Vivian Heager– son algunos de los productos basados ​​en hechos reales que están disponibles en la plataforma, los que, a su vez, conforman apenas una pequeña pincelada de la oferta total.

Más allá de lo que comunican las cifras, hay varios elements que pueden ayudar a clarificar la pregunta sobre por qué las historias de true crime nos resultan tan fascinante. Carolina Valenzuela, psicóloga forense dan pengarah Magíster en Psicología Jurídica y Forense de la Universidad Diego Portales, apunta satu sensación producida dan nivel inconsciente.

“Estas historias generan interés principalmente por el morbo que implica conocer detalles a los que, de otra forma, es difícil acceder. Como seres humanos, a nivel inconsciente, el sufrimiento de los otros nos genera una cierta calma y tranquilidad: que ‘lo malo’ esté afuera y le pase a otros refirma la sensación de seguridad y además refuerza la idea racional de que, frente a las circunstancias que estoy viendo, yo habría actuado de otra forma, así que es difícil que eso me passe a mí (contohnya, decirse a sí mismo ‘yo no le abriría la puerta a un extraño’ o ‘no sería tan confiada’)”, señala Valenzuela.

Ted Bundy, bersiri asesino. Fotografia oleh GettyImages

Embargo, la psicóloga aclara que se trata de una racionalidad que no tiene sentido “porque es difícil juzgar el comportamiento de otros frente and una situation de risk or vulnerabilidad. Estas situaciones extremas escapan al control y los esquemas cognitivos que tenemos sobre cómo debemos reaccionar, por lo tanto, es complejo predecir nuestro comportamiento, aunque sí nos da tranquilad el análisis que podemos hacer vemos de escuandomos escuandomos”.

La psicóloga, Doctora en Ciencias de la Salud y coordinadora de la Maestría en Salud Mental Forense de la Universidad Nacional de La Plata, Elizabeth León Mayer, concuerda con Valenzuela en la relevancia del morbo dentro de la ecuación, algo que se repite de igual forma con otros géneros como el cine bélico. Bajo su visión, el consumo de este tipo de historias tiene que ver con la necesidad constante del ser humano de experimentar emociones fuertes.

“Tiada vemos solamente películas de crimenes. También de miedo, de amor. Esa es la necesidad de sentir emociones. Y el ver películas de crimenes te hace sentir emociones fuertes. Te mueve, te da adrenalina y es un divertimento. Esto me produce emociones y después lo puedo olvidar. Tiada está el componente del trauma”, jelas León.

La Doctora agrega que, además, se trata de un ejercicio que está free del juicio social. “Te permite soltar emociones sin que haya un componente punitivo detrás de esto. Por el contrario, puedes gritar, puedes decir ‘qué horror’, puedes decir garabatos cuando la estás viendo… Puedes decir todo eso y no hay un componente punitivo”.

Aunque gran parte de su éxito actual se ve reflejado dentro de las producciones audiovisuales, el boom del subgénero viene desarrollándose hace años y en plataformas diferentes al streaming. Untuk Christian Ramírez, critico y fundador del sitio Civilcinema, la fascinación por el true crime se remonta un par de siglos atrás.

“El género criminal result interestante for el potencial lector or consumidor de estas historias desde hace mucho tiempo. La aparición de las narrativas de crimenes se puede rastrear hacia mediados del siglo XIX, así que no es muy nuevo. De alguna forma, el actual auge de estas narrativas se ha vuelto una especie de continuación de ese mismo impulso tremendo que hizo popular a tanto ecritor durante el siglo XIX, y más aún durante el XX”, señala Ramírez.

El critico apunta a que la diferencia con el fenómeno actual radica en que, ahora, “el énfasis está puesto en el true crime, es decir, en esto que Truman Capote y A sangre fría captaron tan bien hace ya lebih 50 tahun: idea de una narrativa criminal que refiera a hechos reales or que esté compuesta por personajes reales, victimas reales y pistas reales”.

Enamorados de un monstruo ¿Por que nos atrae tanto el

Rodrigo Munizaga, critico de series de Culto, pone el énfasis en la última década, mirando especialmente lo ocurrido en Estados Unidos. “Hay un boom untuk jenayah sebenar dalam tempoh 10 tahun, dan anda telah membuat keributan terutama dengan podcast jenayah. Eso hizo que los streamings y canales de TV stateunidenses empezaran a encargar series de crimenes for ficción or docuseries. Me parece que el fenómeno está enfocado ahí, porque en el cine el género de crimenes es algo de siempre”, señala.

Esa fascinación de Estados Unidos por el true crime ha hecho que llegue a Latinoamérica, un fascinación que en Chile podemos homologar con Mea culpa: ¿Qué tenía ese program en los 90 que arrasaba en rating y todavía hoy? Pues el morbo, la fascinación por el miedo, el pensar que eso que estás viendo ‘me pudo pasar a mí oa alguien que quiero’, el querer entender por qué un criminal hace lo que hace. Y, por cierto, la compasión por las victimas”, agrega el critico.

Así las cosas, tiada keputusan tambahan untuk Netflix, syarikat itu mempunyai ciri-ciri yang sama, yang dihasilkan oleh kandungan jenis ini.. “Forma alguna, el subgénero se ha vuelto más visitado en la medida de que hay más archivo, más acceso a esa class de investigaciones, tapi tambien en la medida de que sale más barato que hacer una película y, en último término, result más interestante eso que hacer una película de ficción”, komen Ramírez.

“Netflix es el streaming más dispuesto a producir ‘a la carta’ or basados ​​en métricas. Jenayah sebenar adalah seperti yang anda lihat di Amerika Syarikat dan dihasilkan siri dokumen dan siri yang sama. Debe ser el país donde hay más crimenes y asesinos convertidos en celebridades. Y eso hace que tengan una cantidad enorme de casos possibles for llevar a la pantalla”, agrega Munizaga.

Ambos criticos están de acuerdo en que el país norteamericano marca la pauta a la hora de producir cierto type de contenidos. “Hay una relación absoluta, but también es cosa de conveniencia por parte de esta plataforma que anda tomándole el pulso a todas estas tendencias y modas que andan dando vueltas. Tetapi la vinculación que el consumidor anglo, y por extensión el consumidor mundial, tiene con el género del true crime es profunda”, akhiri Ramírez.

Al escuchar sobre un caso policial, es bastante común que surja el impulso por saber todos los detalles detrás del hecho. Sin embargo, también se genera un enorme interés por conocer el perfil más íntimo de los criminales.

Psikologi nivel, Valenzuela explica que aquello se produce por una necesidad de dar con una explicación logica a hechos que, muchas veces, parecen carecer de racionalidad. “Las personas necesitamos entender los comportamientos violentos, buscar las razones por las que esa persona cometió los crimenes más atroces y cerciorarnos de que no hay nadie en nuestro entorno que se le parezca. Al mirar su lado íntimo, buscamos explicaciones de su actuar, en su pasado, en su crianza, en algún trauma, en alguna patología, dsb. Algo tiene que desencadenar esa conducta y mientras conozcamos a qué le podemos atribuir la causa de su comportamiento, sentimos que tenemos el control, en el sentido de hacer predecible y evitable un potencial exposición a esos sujetos peligrosos, como vilntase fusfecter de una causa”, explica la académica.

En el último tiempo, la tónica de las producciones del true crime has side enfocar las historias en el desarrollo del criminal como personaje central de la historia. “Está la clásica y tan repetida, tetapi grullada afirmación de Hitchcock de que, a mejor villano, mejor película or narrativa, y yo creo que en cierta forma eso es verdad”, señala Ramírez, aunque agrega que el mayor atau menor éxito de la receta está en manos de quien ejerza como narrador.

Ha surgido una especie de clivaje, de desviación y variación desde la victima hacia el victimario. Eso también es medio antiguo. Hay que acordarse que en A sangre fría los asesinos eran personajes tanto o más importants que las propias victimas, or que la propia reconstrucción del camino que la víctima siguió hasta el momento de su muerte”, afirma el critico. “Kesan, estamos recorriendo un camino en esa dirección. Ahora, lo interestante es cuál será el final de ese camino. Podría ser directamente la adaptación de las memorias de un criminal”.

Truman Capote, pengarang A sangre fría.
Truman Capote, pengarang A sangre fría.

Oleh itu, Munizaga agrega que la fórmula funciona bien en tanto “se le otorga algo de humanidad al villano, “lo que result muy polémico si se trata de un hecho real y más possible de salir al aire si es un villano de ficción. Un caso es la serie Kejatuhan, donde un abusador y asesino de mujeres era un tipo encantador, buen padre y esposo, but que tenía una doble vida. Mientras más dobleces tiene el villano, mejor enganche tiene con la audiencia”.

En este point, León Mayer explica que ese intento por entender el comportamiento de los criminales a través de la ficción no siempre tiene un buen resultdo. Ejemplifica con el caso de Dahmer: “Cualquier explicación que se dé con respecto a lo que el asesino piensa, la gente la acepta como tal. Tiada tienen por qué saber si esa explicación es buena o es mala. Vi Dahmer y no me gustó. Saya aburrió mortalmente. Tratan de metere en el cerebro de él, tapi lo logran. Es una mezcla extraña de trastornos mentales, de psicopatía con psicosis, tratando de explicar lo inexplicable. Tiada hay una investigación profunda de la historia de Dahmer tampoco, en tanto que lo quieren mostrar como un niño maltratado, que no lo fue. Jika saya mempunyai pendapat saya, ya tidak se la daría a mis alumnos untuk que la analizaran”.

Valenzuela concuerda con la perspectiva de los criticos. “Secara amnya, siri tanto las, como las películas y libros siempre deslizan explícita or implicitamente los factores que hicieron de ese sujeto un ‘monstruo’, quien dejó de ser persona”. Sin embargo, agrega que “el problem de esto es que a veces no hay causas, aunque busquemos o, por el contrario, puede ser multicausal, en cuyo caso no se entiende el peso de cada una de las variables que pueden intervenir, lo que hace difícil comprender lo que pasa con estos sujetos desde una sola mirada”.

We would like to give thanks to the author of this write-up for this amazing content

Enamorados de un monstruo: ¿Por qué nos atrae tanto el true crime? – La Tercera


Find here our social media profiles and other pages related to it.https://paw6.info/related-pages/